fbpx

Instituto de Filosofía

Académico de Filosofía UC publica libro que defiende una metafísica de universales platónicos

20201209 PublicaciónJTAJosé Tomás Alvarado ha publicado un libro que recoge el trabajo de más de doce años para desarrollar una metafísica de propiedades universales platónicas

José Tomás Alvarado, profesor asociado del Instituto de Filosofía de la Pontificia Universidad Católica de Chile ha publicado el libro A Metaphysics of Platonic Universals and their Instantiations. Shadow of Universals (Cham, Switzerland: Springer, 2020). Este libro recoge ideas que se han estado desarrollando y defendiendo en los últimos doce a quince años tanto en una multitud de artículos en revistas especializadas –cerca de 80– y una multitud de presentaciones en congresos, seminarios y encuentros académicos. Este trabajo ha recibido el apoyo de varios proyectos de investigación Fondecyt (1070339, 1090002, 1120015 y 1160001).

Una ‘propiedad’ es cualquier tipo de determinación, cualidad o característica de un objeto, como son la forma, el color o la masa de una manzana. Ordinariamente suponemos que los objetos posen propiedades, lo que evidenciamos por las predicaciones que hacemos de estos objetos, al decir de la manzana que “es roja” o “redonda”. Por supuesto, la discusión filosófica acerca de qué son las propiedades que atribuimos a los objetos tiene una larguísima trayectoria que puede ser rastreada, por lo menos, desde Platón. Muchos han sostenido que no hay propiedades como entidades numéricamente diferentes de los objetos a los que, supuestamente, se atribuyen. Para estos filósofos, lo que suponemos que son propiedades son realmente conceptos de nuestras mentes, o predicados de nuestros lenguajes o el mero hecho de que esos objetos son (o no) semejantes entre sí. Muchos otros, sin embargo, han sostenido que debemos aceptar lo que aparece en los casos en que una pluralidad de objetos parecen tener la ‘misma’ característica, determinación o naturaleza. Esto es, que los objetos particulares pueden compartir una propiedad que se encuentra –la misma propiedad, literalmente– instanciada o ejemplificada en todos ellos. Estas han sido denominadas “universales” y permiten cierta unificación de una pluralidad de objetos, pues al instanciar esos objetos el mismo universal vienen a ser –de algún modo– algo uno. Una corriente ha sostenido que los universales sólo existen si es que se encuentran instanciados en algún particular. Estos universales han sido denominado “aristotélicos” o “inmanentes”. Otra corriente ha sostenido que los universales no requieren estar instanciados para existir. Estos universales han sido denominado “platónicos” o “trascendentes”.

En este libro se ofrece una defensa de los universales platónicos, discutiendo –en la primera parte– las alternativas a las ontologías de universales y su aptitud para cumplir las funciones teóricas que se han asignado tradicionalmente a los universales. Se sostiene que ninguna de las diferentes formas de nominalismo resulta adecuada para satisfacer estas funciones. En la segunda parte se defiende que, si uno debe admitir propiedades universales, deben aceptarse universales platónicos. Las razones para esto tienen que ver con el rol que cumplen los universales en la metafísica modal –para comprender qué sean los ‘mundos posibles’– y en la metafísica de las leyes naturales. Además, se sostiene que lo único coherente con el perfil de prioridad que debe tener una propiedad universal es suponer que los universales no están fundados en sus instanciaciones. Una ontología de universales platónicos obliga a repensar cómo deben entenderse los objetos particulares. Esto se hace en la tercera parte del libro. Se sostiene que los objetos son cúmulos de propiedades particulares –llamadas “tropos”– que son, a su vez, esencialmente la instanciación de universales trascendentes. Lo que resulta finalmente, es una metafísica en la que los universales platónicos son entidades independientes, pero no son más fundamentales que los particulares.