fbpx

Instituto de Filosofía

Declaración Facultad de Filosofía sobre los acontecimientos vividos en nuestro país en los últimos días

logo puc

 

PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DE CHILE

FACULTAD DE FILOSOFÍA

Instituto de Filosofía

Instituto de Estética

 

Los acontecimientos vividos en nuestro país en los últimos días son manifestación de un profundo malestar y tensión que incluso han llevado, muy desgraciadamente, a la muerte de varios compatriotas. Nuestro más profundo sentimiento hacia ellos y sus familias. Este malestar es un reclamo por condiciones de vida que para muchos hacen cada vez más difícil llevar adelante una familia; tener una vida digna en el presente y una vez terminado el ciclo laboral; proteger la salud en momentos de vulnerabilidad, recibiendo un trato oportuno y digno y, finalmente, recibir una educación que permita mirar el futuro como un espacio de realización personal.

Una vida sin estas elementales condiciones de posibilidad para el desarrollo es un vida demasiado difícil, en la que esa dificultad no parece encontrar una justificación aceptable. Las lecturas políticas de esto son variadas. Sin embargo, parece haber consenso en que las necesidades básicas insatisfechas que estarían a la base de este malestar social son efectivamente las que son. Si hay algo que queda claro a partir de lo vivido en los últimos días es que este diagnóstico se hace, para todos los sectores, evidente. La construcción que siga a partir de este diagnóstico común debería ser entendida como la construcción de un espacio de diálogo, con sentido de urgencia ciertamente pero de diálogo al fin. Como Facultad de Filosofía de esta Universidad debemos estar comprometidos con esa construcción, en el horizonte de principios como la equidad, la libertad, el respeto activo y la paz. En un momento en el que hay crispación y tensión, las posibilidades de dejar de escucharnos aumentan y, con ella, la tentación de ver a quien piensa distinto como un enemigo a combatir. En ese momento la filosofía desaparece y el espacio del diálogo se convierte en el espacio de la imposición, de la descalificación y del menoscabo.

Como lo hemos visto ahora de manera patente, los cimientos de la vida social son más frágiles de lo que pensamos. Debemos cuidarlos porque es sobre una vida social tolerante y atenta a las necesidades de los demás que podemos superar este momento decisivo. Debemos contribuir a la construcción de una sociedad que sea capaz de procesar de manera sana y productiva las demandas que hoy se hacen manifiestas y también las que vendrán. Hoy son las pensiones, la salud, la educación, el feminismo, y el medioambiente, con todas las implicancias sociales, políticas, institucionales, culturales y – en su fundamento – filosóficas y éticas que estas cuestiones tienen.

Hacemos un llamado a toda nuestra comunidad a comprometernos activamente, contribuyendo con nuestra reflexión, trabajo, actitud y propuestas creativas a mantener viva la esperanza de un país en el que todos tengamos cabida y en el que ser ciudadano y ciudadana signifique algo concreto y relevante en las condiciones de vida de las personas.

 

COMITÉS DIRECTIVOS DE LOS INTITUTOS DE FILOSOFÍA Y ESTÉTICA

Santiago, 22 de octubre 2019