fbpx

Instituto de Filosofía

El decano Olof Page y el estudiante de postdoctorado en filosofía UC participaron de importante coloquio conmemorativo de la figura de John Rawls

20211109 ConmemoracionRawls2Imagen: Fanpage de la Facultad de Derecho de la Universidad de ChileEn el encuentro conmemorativo del pensador estadounidense, los académicos del Instituto de Filosofía UC reflexionaron en torno a las idea que sustentan nociones del principio de igualdad básica y justicia intergeneracional.

El 4 de noviembre, el decano de la Facultad de Filosofía UC, Olof Page Depolo participó junto al estudiante del programa de post doctorado en filosofía de la misma casa de estudios, Claudio Santander, de la Jornada en homenaje a John Rawls, organizado por el Centro de Investigaciones de Filosofía del Derecho y Derecho Penal de la Universidad de Valparaíso y el Departamento de Ciencias del Derecho, así como la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile.

En el coloquio, el decano y filósofo de la UC expuso su ponencia titulada “Las bases naturales de la igualdad”, en la cual analizó los fundamentos que el filósofo estadounidense planteó para justificar la creencia de igualdad básica sobre la cual se erige la declaración de los derechos humanos y cartas magnas de diversas naciones.

En su intervención, el académico Page distinguió que la idea de “igualdad básica” implica una serie de consideraciones que permiten sustentar la noción de igualdad usado en la vida en sociedad. “En primer lugar, supone que existirían seres vivos que son capaces de agencia moral. Por otra parte, querría decir que hay ciertas capacidades naturales que son condición de posibilidad de esta agencia. Por último, es que dichas capacidades son igualmente compartidas por los seres que las tienen. Esto último es lo que hace que efectivamente podamos hablar de igualdad básica”, explicó.

Junto a ello, el decano y experto en filosofía moral y política enfatizó que, al entender la personalidad moral como una potencialidad, es decir no solamente con la realización de esa capacidad, sino que con el hecho de que es algo que puede desarrollarse, hace que para el pensamiento rawlsiano la gran mayoría de la humanidad pueda ser considerada como un “personas morales”.

Para Page, ser una persona moral significa dos cosas: “Por una parte que la persona tiene un sentido del propio bien, es decir, tiene una idea de lo que sería bueno para ella en términos de un proyecto racional de vida y, segundo, que tiene un sentido de la justicia que puede aplicar y comportarse según este principio de justicia”.

“Es justamente por esto que, según Rawls, que los seres humanos deben ser tratados de acuerdo a los principios de la justicia”, remarcó.

Respecto a la posibilidad de que haya distinto trato según los diversos grados de posesión de la capacidad natural, Page argumentó desde la teoría natural el motivo por el cual no es adecuado semejante línea argumentativa. “Entonces, ¿por qué no concentrarse en las propiedades escalares para derivar desde ahí un trato desigual en la distribución de derechos fundamentales?, porque hacerlo sería moralmente arbitrario, pues la desigual posesión en el grado de estas capacidades naturales, es el efecto de la teoría natural (…) entonces no hay que tratar esas capacidades en términos escalarles, porque para hacerlo para derivar de ahí consecuencias normativas sería usar criterios moralmente arbitrarios”, concluyó.

Justicia intergeneracional

Por su parte, el estudiante del programa de postdoctorado en Filosofía de la Universidad Católica, Claudio Santander, expuso su charla titulada “Rawls y la justicia intergeneracional” en la cual analizó por qué las relaciones entre generaciones son un asunto de la justicia social.

Para el académico de Filosofía UC, este tema cobra relevancia en el contexto de la crisis climática actual que la humanidad está atravesando. “Una de las falencias importantes de la justicia intergeneracional tiene que ver con nuestra incapacidad de atender so deberes que tenemos con las condiciones de bienestar y desarrollo que deberíamos propiciar a las futuras generaciones”, aseguró.

Para el investigador y filósofo de la UC, de acuerdo al razonamiento rawlsiano intergeneracional, la sociedad es un sistema justo de cooperación entre generaciones a través del tiempo y, por este motivo, es moralmente arbitrario priorizar, en principio, la posición de una persona en el tiempo sobre otra. “Ello requerirá como consecuencia un principio que gobierne cómo y cuánto las generaciones deben ahorrar atendiendo a razones de justicia con las futuras generaciones”, razonó.

La jornada académica conmemoró el primer centenario del nacimiento de John Rwals, uno de los filósofos políticos más importantes del siglo XX con un trabajo que expandió el conocimiento filosófico de la política liberal.

Mira el encuentro completo acá