fbpx

Instituto de Filosofía

La académica Sasha Mudd analizó para The New York Times los aspectos éticos de las reacciones a la enfermedad del presidente Trump

20201013 MuddNYTPara la profesora Mudd, las razones éticas que previenen de desear el mal, aún para aquellos mismos que lo han posibilitado se explica en el principio de dignidad de toda vida.

La académica del Instituto de Filosofía UC, Sasha Mudd, reflexionó en su columna escrita para The New York Times, cómo afrontar, desde la filosofía moral, el diagnóstico de COVID-19 que recibió el presidente estadounidense, Donald Trump, en las últimas semanas. 

Si bien la actitud “imprudente” del presidente Trump frente al coronavirus ha llevado -de una manera indirecta- a la muerte de miles de estadounidenses, la filósofa UC advierte de las razones éticas que previenen de desear el mal, aún para aquellos mismos que lo han posibilitado.

“Los mismos principios morales fundamentales -que la vida es sagrada y que todas las personas merecen ser tratadas con dignidad y respeto- hacen que sea incorrecto poner en peligro a los demás sin motivo alguno y desear el sufrimiento y la muerte de cualquier individuo", explica.

Sin embargo, la experta en filosofía afirmó que la sociedad también tiene un legítimo interés moral por velar en la aplicación de justicia frente aquellas personas que han obrado en perjuicio de los demás. “La sensación de que la justicia requiere castigo por los errores es profunda y no es lo mismo que una simple sed de venganza o un deseo de vengarse”, aclaró.

“Por el contrario, el castigo juega un papel importante en cualquier ecosistema moral saludable. Cuando el orden moral se ha roto, el castigo por los agravios ayuda a reparar las lágrimas en el tejido social y a reforzar la vigencia de las expectativas morales que fueron violadas”, añadió.

Lee la columna completa acá.